Especialistes Mac-Windows

LastPass

Cuando creamos una contraseña para internet la tenemos que hacer lo suficientemente fuerte para que no nos la puedan descubrir fácilmente. Debemos tratar de combinar números y letras, mayúsculas y minúsculas.

Pero como cada día accedemos a un montón de sitios diferentes (correo, redes sociales, entidades bancarias, etc.), conviene crear contraseñas diferentes para cada servicio.

El resultado es que tenemos una colección de palabras de paso cada una adaptada al lugar que visitamos (unas deben tener seis caracteres, otras ocho…).

Por eso LastPass nos puede ser de gran utilidad. Porque recordando sólo una, tendremos acceso a todos estos lugares sin tener que pensar más. Se trata pues de un gestor de contraseñas que encripta nuestros datos para resguardarlos.

Es muy fácil de usar y además es multiplataforma. O sea, que lo podemos utilizar tanto en Mac como en Windows. Con Internet Explorer, Google Chrome o Firefox. Y con cualquier tableta o teléfono que se conecte a internet.