Especialistes Mac-Windows

Windows 8

Hace pocos días que Microsoft ha sacado al mercado su nuevo sistema operativo, llamado Windows 8. Y muchas son las preguntas que os debéis hacer sobre las novedades que aportará. Aquí trataremos de desvelar unas cuantas de estas incógnitas.

Lo primero que debéis saber es que Windows 8 es un sistema diseñado no sólo para ordenadores convencionales, sean de sobremesa o portátiles, sino sobre todo dirigido a teléfonos móviles con conexión a internet («smatphones») y tabletas. Estas últimas llevarán una versión del producto llamada Windows RT. Y además Microsoft también lanza al mercado su iPad particular, que lleva por nombre Surface.

O sea, que a pesar de que podamos trabajar con él con ratón y teclado, su orientación es eminentemente táctil.

Su interfaz representa una ruptura total con los sistemas de la saga Windows que conocíamos hasta ahora. Los programas ya no aparecen a través del menú «Inicio» y desaparece lo que conocíamos como «escritorio». Esta nueva presentación, llamada «Modern UI», está basada en una serie de baldosas digitales llamadas «live tiles», que nos permiten tener en la pantalla principal las aplicaciones que más utilizamos. E, incluso, nos hace una vista previa de la información más reciente con la que trabajamos (correos electrónicos, documentos recientes, etc.).

A pesar de estos importantes cambios, no resulta difícil familiarizarse con ellos, porque se adapta rápidamente a nuestros usos. Enseguida aparecerán en la pantalla inicial las caras de nuestros contactos (a través de una aplicación que se llama People), y nuestros correos empezarán a llegar y a mostrarse en la pantalla principal.

Sin embargo, Windows 8 esconde toda una serie de funciones que cuestan de llegar a dominar (por ejemplo, en cada esquina de la pantalla se esconde una función diferente) y que cuestan de asimilar por muy visual que sea.

Windows 8 viene con un conjunto de aplicaciones básicas, entre las que destacan el nuevo Internet Explorer 10 y Xbox Music, una especie de Spotify. También destaca la aparición de la Windows Store, que será el equivalente a la Apple Store que muchos ya conocéis.

Es un sistema operativo que no exige grandes prestaciones, así que se puede instalar en cualquier ordenador más o menos actual. Y su precio se ha ajustado a la competencia, con licencias y actualizaciones bastante económicas. Pero nosotros, de momento, os aconsejaríamos que sean otros los que hagan el papel de «conejillo de indias». Y cuando esté suficientemente probado, ya lo instalaremos.