Las actualizaciones de Windows 10

Windows 10 llegó para quedarse. Era costumbre que cada cuatro o cinco años Microsoft sacaba un sistema operativo nuevo (XP, Vista, 7, 8 …). Pero La política de los de Richmond cambió, con el objetivo de que el 10 fuera el vigente durante mucho tiempo. Por ello, y después de cerca de 5 años de su aparición, se ha establecido este Windows como un servicio, que recibe actualizaciones de seguridad y correcciones de errores cada mes (Actualizaciones de calidad), y nuevas funciones cada seis meses (Actualizaciones de características).

Las actualizaciones de características vienen a ser como los antiguos Service Packs. Una revisión completa del sistema operativo para mejorarlo en conjunto. Las versiones más antiguas de un año y medio dejan de recibir apoyo y devienen obsoletas, con el objetivo de que el mayor número de usuarios posible trabaje con la última versión.

Para evitar saturar sus servidores, Microsoft va enviando las actualizaciones automáticas progresivamente. De esta manera es posible que tardéis días, semanas e incluso meses en recibirlas en vuestro equipo. También podría ser que vuestro equipo tenga algún tipo de incompatibilidad, con lo que puede tardar más o incluso que no os la deje hacer.

Para comprobar qué versión de Windows 10 tenemos, podemos escribir en la cajita de búsqueda la palabra «Winver». Si estamos al día, debería aparecer una ventanilla como la de la imagen que diga «Microsoft Windows, versión 2004», que apareció en mayo de 2.020.

Si no la tenéis instalada todavía, podéis mirar si aparece a través de «Windows Update». Y si no está, existen otros métodos para forzarla.

Esta última versión incluye mejoras en el rendimiento de discos duros y SSD, al cambiar el algoritmo del buscador interno de Windows. Así que, como antes dispongáis de ella, mejor.