¿Es hora de actualizar a Windows 11?

Actualizar nuestro sistema operativo de Windows 10 a Windows 11 es gratuito, y no debe pagarse por una licencia nueva.
Pero nosotros siempre recomendamos pasar de un sistema operativo a otro cuando éste ya tiene un tiempo de vida, y está suficientemente probado y revisado. Y estos días aparece la primera gran actualización de Windows 11, la llamada 22H2, una revisión global que debe aportar mayor estabilidad y seguridad al sistema.

Para poder actualizar a Windows 11, necesitáis que vuestro equipo disponga de un procesador Intel Core de octava generación (2017) o un procesador AMD Ryzen 2000 (2018) o más nuevo. También es necesario disponer de 4GB de memoria RAM o más y un espacio de almacenamiento de 64GB o más. Además, el firmware del sistema debe ser UEFI, y compatible con “Secure Boot”. Pero lo principal es que la placa base de nuestro equipo disponga del chip TPM 2.0.
Existen formas de instalar Windows 11 en hardware no compatible, pero no las recomendamos.
Las principales diferencias entre Windows 11 y Windows 10 se basan en una interfaz gráfica renovada, donde destacan el menú Inicio y la barra de tareas.
En comparación con Windows 10, Windows 11 tiene cierto potencial para mejorar la velocidad de nuestro ordenador.
Si una vez hecha la actualización no estáis convencidos con su funcionamiento, disponéis de 10 días para revertir los cambios y volver a Windows 10 con facilidad. De hecho, Microsoft os asegura que Windows 10 permanecerá vigente hasta 2025.
Si habéis decidido actualizaros a Windows 11, avisadnos. Os ayudaremos a hacerlo configurándolo para un rendimiento óptimo, para evitar notificaciones molestas, quitar software que no necesitamos o ajustar las opciones de privacidad.